La Orden de Cazadores, by Terminus

Salud!

Hoy os traigo un pequeño anexo para el CdB Eridu desarrollado por Jesús “Terminus” Calero. Se trata de la Orden de Cazadores, una organización Vaethurog que puede ser un antagonista peligroso o un aliado poderoso, dependiendo de las circunstancias, pero que puede dar mucho juego…

El dibujo que acompaña a esta entrada es de un miembro de la Orden de los Cazadores.

La Orden de Cazadores es una organización Vaethurog que opera fuera de los límites del Imperio, buscando a los miembros de esta especie que han cometido crímenes y actos deshonrosos y han optado por huir en lugar de afrontar su destino en un juicio. La mera existencia de estos fugitivos representa una mancha en el honor de todos los Vaethurog, por lo que su captura constituye una cuestión de capital importancia para el Imperio.

Cada miembro de la Orden de Cazadores suele operar de forma autónoma, investigando a su presa al detalle, siguiendo hasta la pista más insignificante en cualquier rincón del espacio conocido. Una vez localizado su objetivo, la principal misión es devolverlo, preferiblemente con vida, a los límites del Imperio. Evidentemente esto es más fácil de decir que de hacer, en la mayor parte de ocasiones sus presas son peligrosos criminales, o desesperados que prefieren la muerte a someterse a la justicia Vaethurog.

Para complicar aún más las cosas, un fugitivo Vaethurog es una pieza muy codiciada para cualquier organización criminal o grupo mercenario. Se trata de individuos entrenados, generalmente con bastante experiencia en combate real y uso de armamento militar, disciplinados y con nervios de acero. Además son relativamente fáciles de controlar: tan solo hay que ofrecerles un lugar donde se sientan a salvo de la justicia de su especie. Por ello, no dudarán en eliminar a cualquier miembro de la Orden de Cazadores a la primera ocasión que se presente.

Los miembros de la Orden suelen estar bajo el mando directo de un Korok, y están autorizados a ejercer su autoridad con pocas limitaciones. De hecho, algunos Korok son también miembros de la Orden o han ejercido este cometido durante un tiempo. Para llevar a término sus cacerías cuentan con un buen suministro de armas y equipo, y tienen potestad para contratar a especialistas de otras especies en calidad de colaboradores.

Para ser un Cazador no solo cuenta la excelencia con las armas, o un profundo conocimiento del Rugüetho. También hay poseer una mente lo suficientemente abierta como para comprender y aceptar las leyes y costumbres de otras especies, a veces en contradicción con el propio código. Un periodo de servicio en la Orden es un buen entrenamiento en cuestiones diplomáticas.

La reacción de otras especies ante los miembros de la Orden suele variar enormemente. Hay quienes los ven como algo positivo: a nadie le gusta tener a un criminal en el vecindario, y al menos los Vaethurog se encargan de limpiar su propia basura. Otros los consideran la avanzadilla del Imperio, espías, saboteadores e incluso cosas peores.

La Orden sabe que llevar a cabo su función en un territorio hostil puede llegar a ser una tarea extremadamente difícil, por lo que se esfuerza en tener buenas relaciones con las autoridades, dentro de lo posible. Es importante que los miembros de la Orden eviten los daños colaterales, y muchos Korok consideran que una operación bien hecha implica necesariamente que pase totalmente desapercibida para cualquier espectador casual.

BWA HA HA HA HA

Zonk-PJ

Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *